lunes, 12 de noviembre de 2012

Superación personal.

Después de haber tenido un día seguido de una noche de trabajo, por lo que no dormí ni siquiera un par de horas, he decidido que el tema de esta entrada será la superación personal.

Día a día,  estamos acostumbrados a que no todo sea perfecto: se pinche la rueda del coche yendo a trabajar, tengamos tantas cosas por hacer que no podamos ni tumbarnos un ratito en nuestro apreciado sofá, el abuelo se ponga enfermo...
Todo esto hace de nosotros personas más fuertes, más luchadoras. Quizás no elegimos ese camino, esas obligaciones fueron cayendo del cielo como por arte de magia.
Es duro pensar que nadie más puede hacerlo bien como nosotros, pero lo que importa es que: si las demás personas nos dejaron encargadas de esas labores es porque no se ven tan capacitadas de hacerlas de forma tan eficaz como lo hacemos nosotros.

El cumplir con las obligaciones de forma extraordinaria es la mejor herramienta para demostrar nuestro valor cuando nos menosprecian.
Esto puede ocurrir con los amigos, en el trabajo o con la familia. No importa el entorno en el que ocurra, tan solo debemos pensar en nuestro objetivo y con más fuerzas que nunca, demostrar a todos que SÍ somos CAPACES.

Debemos premiarnos cada mañana que despertamos porque somos realmente guerreros que defendemos y luchamos por nuestros sueños.
Se trata de sacar lo mejor de nosotros y ser constantes en ello porque no existe nadie que pueda dirigir nuestros pasos, por duras que puedan ser las decisiones en algunos momentos siempre serán nuestras decisiones.

Cada día es una nueva oportunidad de aprender, mejorar y avanzar un poquito más hacia nuestras metas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada