lunes, 26 de noviembre de 2012

Aceptar desequilibrios.

A todos nos gustaría que nuestras vidas fueran siempre equilibradas, constante, sin antibajos. 
Aunque esto no es posible en la mayoría de nosotros, ni siquiera en aquellos que cuentan con mucho poder adquisitivo.

La constancia nos aporta seguridad y felicidad. Todos fantaseamos alguna vez con la idea de ganar un gran premio por azar, aunque la mayoría entraría en un estado ansioso al no saber bien planificar los cambios.
Ocurre también en relaciones personales, hay personas que ni en sueños imaginarían estar con personas tan maravillosas y no lo aceptan correctamente, hasta que llega el momento en el que las pierden.

No debemos acostumbrarnos demasiado a situaciones buenas porque será más duro aceptar desequilibrios en el futuro.
Hay que aprovechar esas oportunidades para combatir las dificultades en el futuro y aprender de las experiencias, eso sobre todo.

Cualquier momento que vivamos es bueno, ya que pasará después de un determinado tiempo y sea como sea habremos conseguido sacar algo positivo de él.
Por esto, yo no busco facilidades en mi camino, necesito dificultades para poder valorar lo que consigo y entusiasmarme con mis logros.

Lo aconsejo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada