martes, 20 de noviembre de 2012

Ayuda.

La vida es demasiado larga, aunque hay algunas que pasan a gran velocidad.
Da tiempo para todo: ser niño, intentar ser adulto y finalmente convencernos de la vejez.

Podemos encontrarnos diferentes momentos, momentos en los que todo marcha sobre ruedas y otros en los que sufrimos escasez en algún aspecto (monetario, sentimental, legal...).

Es importante que en estos momentos en los que escaseamos de algo, seamos capaces de pedir ayuda. Solamente de ese modo podremos cubrir ese hueco. No por soportar una situación difícil solo vas a demostrar que eres más responsable, correcto o maduro.
Necesitamos comunicarnos constantemente y de una manera sincera, fiel, legal.

No debemos renunciar al apoyo de los demás, a un abrazo cuando lo necesitamos, al beso de alguien a quién deseamos o al perdón de alguien arrepentido.
Poner barreras ante nosotros con la intención de que nos protejan, habrá algunos momentos en los que nos ayuden pero no es la solución más acertada cuando necesitamos ayuda.

Una de las cosas que nos diferencian de los animales es que somos más emocionales y a la misma vez más ineptos a pedir afecto cuando lo necesitamos.

Por ello os animo a que seáis sinceros con las personas que os rodean, también con vosotros mismos y pedir ayuda, pedir afecto cuando lo necesitéis....porque os hará mejores compañeros, os aportará más satisfacción y os llevará a sentiros más felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada